arleen rivera

en cinque

Si de algo sabe Arleen Rivera es de cocina. Por ese motivo, estamos más que contentos antes de llegar a su casa con la excusa de una charla agradable en torno a un plato de pasta que esperamos con curiosidad. Y lo primero que hacemos en la cocina es tomar buena nota de que se trata de unos fettuccini con zucchini, queso, salchicha italiana, rúcula, vino rosado, sal y pimienta.

No necesitamos saber más puesto que estamos en un lugar privilegiado para observar cada paso. Hace ya 6 años que Arleen puso en marcha una de las empresas de catering que más pasiones desata en todo el país. Creó Ambrosía precisamente con ese concepto y muy enfocada en mesas de postres. Fue un boom, nos lo dice ella, pero damos fé de que así fue por todos los fanáticos con los que nos hemos encontrado en el camino.


cuerpo3

“Yo daba clases de cocina en Kitchen Center y de ahí surgió la idea de crear mi propio proyecto. Por eso es que sigo diciendo que mi gran pasión es enseñar, además de que entiendo que sé explicar y que tengo mucha paciencia, siempre vivo creando cosas que me gustan y me llena de satisfacción cuando eso mismo lo puedo enseñar a otras personas”.

Después de estos años en los que @ambrosiacfc se ha asentado completamente, Arleen reflexiona y nos confiesa de que ha quedado todavía muy marcado en el público dominicano el hecho de que aquellos comienzos fueran tan impactantes, ya que mucha gente se ha quedado asociando mentalmente a Ambrosía con tema de dulces. Sin embargo, una leve mirada por el Instagram es más que suficiente para descubrir que aquel que se ha quedado con la imagen de algo dulce, no sabe lo lejos que está de la realidad actual. Entren y juzguen.


cuerpo5

 

En diciembre pasado, por ejemplo, tuvo que hacerse cargo de la fiesta de Navidad de una de las empresas más grandes asentadas en el país. Unas 2 mil personas. “La verdad es que sí que hubo un poco de nervios, pero a mí personalmente algo que me gusta es trabajar bajo presión. En realidad es algo que creo que va de la mano con el hecho de trabajar en cocina”, nos cuenta Arleen quien añade que además de esa actividad mencionada, le ha sucedido que en un solo día se han juntado 6 actividades.

El peligro de estar dentro de su cocina mientras mantenemos la charla, es que algunos de los sentido están muy pendientes a lo que se está preparando ahí mismo. Ese vino rosado levanta un aroma espectacular.

cuerpo1

Además de las ferias internacionales a las que viaja un par de veces al año, es irremediable que cualquier viaje de vacaciones familiares, Arleen esté pendiente de todas las tendencias nuevas que se dan a lo largo del planeta. Tiene intención de ampliar para fin de año, expandirse a un espacio nuevo, ya que no caben en la ubicación actual.

Hasta ese momento, junto a esos viajes al exterior, el contacto con profesionales del sector o los libros de consulta, ella sigue creando y con el aliciente intacto como si se tratara de alguien que recién comienza. Insisto, vean esas fotos de Instagram que hay creaciones que parecen de ensueño.

cuerpo2

Los fines de semana que no trabaja y se queda descansando en la playa con la familia se acerca mucho a los ingredientes frescos que es algo que le inspira mucho. Su gastronomía preferida es la asiática y cree que su cocina tiene mucha influencia de la misma. ¿Algo que no le llama la atención y que no le interesa comer? Los animales exóticos.

Y una confesión como cierre de la charla. Echa de menos que la gente le pida cosas con mayor creatividad cuando recurren a ella para sus actividades. “De las opciones que se les muestran, generalmente se quedan con lo clásico. Les gusta lo mismo que les gustaba hace años”.