bottega fratelli

en menú secreto

Hay aspectos que están por encima de lo gastronómico. En este caso, se trata de un conjunto de detalles que han conformado un todo. Así como si habláramos de un asunto matemático y ponemos atención en el resultado final sabiendo que para llegar a él, se han hecho muchas operaciones numéricas. El resultado que nos trae hoy a Menú Secreto es Bottega Fratelli.

El nombre, por sí solo, nos da unas pautas de lo que nos vamos a encontrar. Bottega es un taller de arte y Fratelli es hermanos. Sentados en una mesa con Giancarlo Bonarelli, uno de los 4 hermanos responsables de este lugar, nos dejamos envolver de la magia de un espacio que se ha convertido en un punto de referencia en la ciudad de Santo Domingo. Y nos envuelve no solo el imponente edificio que te recibe nada más llegar a sus puertas, sino la decoración, los detalles, la iluminación y lo más importante, sus sabores.


Estamos en el patio, uno de los espacios que más han gustado a los clientes. Pero no es el único lugar en el que este restaurante despliega sus artes de enamoramiento. Uno queda fascinado en ese patio, al igual que lo hace en el salón principal o en el salón privado del segundo nivel, en cada uno de ellos la exquisitez es clave. Nos explica que tienen una norma y es la de no aceptar más de 12 personas en las mesas de las áreas comunes, siempre pensando en el buen ambiente del resto de los comensales. Para esos grupos siempre está la opción del salón privado. Y todo eso sin olvidar que la magia del lugar hace que en la noche sea otro espacio completamente diferente, con una iluminación y con un ambiente que pareciera que Bottega Fratelli son dos espacios en uno.

“Se trata de una cocina italiano mediterránea en la que tiene mucha importancia los platos ligeros. La demanda de la gente nos ha llevado a eso y lo que hemos estructurado aquí es que en ningún plato se pierda el sabor, sino que la manera en que se cocinan algunos de ellos es con técnicas nuevas con menos grasa”, comenta Giancarlo.

IMG_3788
IMG_3756

Empiezan a salir los platos, platos de un menú que ha tenido una muy buena acogida por parte de la gente ya que se trata de algo muy variado. El crudo de dorado con crema de trufa y hongos confitados es el que se roba toda nuestra atención. Aunque la ensalada de remolacha con lluvia de gorgonzola y nueces compite en protagonismo.

Desde que abriera sus puertas el pasado mes de diciembre, los platos que se han convertido en los más solicitados con el rissoto de langosta, los crudos de salmón y de dorado, los raviolis rellenos de queso de cabra o el salmón steak, nos cuenta Giancarlo.

De los 4 hermanos, su área es la de la cocina, por lo que disfruta compartiendo todos esos detalles con nosotros y siendo él quien nos presenta los platos. Le preguntamos cómo se puede hacer hueco una nueva propuesta en una ciudad con tantas opciones como Santo Domingo. “Tratamos de apostar por un ambiente sano y agradable, con una excelente comida y una calidad fresca en los productos, pero todo ello acompañado de un buen servicio”.

Header IMG_3716

Nosotros añadimos que en una ciudad como Santo Domingo, el sello de la familia Bonarelli tiene mucho peso, en especial si hablamos de gastronomía. Esa trayectoria es sinónimo de confianza. “Se mantiene con nosotros el sello del abuelo”, comenta Giancarlo.

Acaban las fotos, acaban las preguntas y, como todo lo que no está planificado, llega la sorpresa que hace que un amante de los postres y de los dulces, ya se plantee todo en este mundo. Los profiteroles. Sobran las palabras.

IMG_3868