carlos ros

en in giro

Oficialmente, la tarjeta de presentación de Carlos Eduardo Ros dice que trabaja en el área de Seguros Corporativos de ROS Seguros & Consultoría. Extraoficialmente, Carlos y su hermano Daniel son la cara –y los ojos– de Blenders Eyewear en la República Dominicana; juntos son distribuidores autorizados de la marca de lentes de sol en el país.

Oficialmente, Carlos es un explorador de las bellezas de la media isla. Extraoficialmente, es un explorador del mundo. Por eso, en octubre del año pasado él y su familia se embarcaron en un recorrido por La Bota –de Venecia y Florencia a Roma y Pisa–. El mejor souvenir que trajo de ese viaje no cupo en su maleta, y por eso se lo trajo en la memoria. Hoy, en la primera edición de nuestra sección In giro, comparte su mejor recuerdo de ese trayecto italiano.


“Buonasera!”, nos dice el camarero con tremenda sonrisa mientras nos sentaba en nuestra mesa. La carta que nos entrega il cameriere era casi del grosor de un directorio telefónico: aperitivo, antipasto, primo, secondo, insalata, dolce es el orden tradicional de una comida italiana.

Siempre escuché que los italianos eran comelones, pero esta vez la experiencia no era en base a un cuento, sino que la estaba viviendo. Entre múltiples platos y copas culminó la cena, y mientras caminaba las calles de Florencia para “bajar la hartura” noté ciertas cosas que me llamaron la atención sobre las experiencias gastronómicas, del viaje y de los italianos en general. 

1. Menos es más. Es verdad que son muchos platos, pero calidad es más importante que la cantidad. Esto no solo aplica en la gastronomía, sino en la vida: lo material es secundario, y si acaso solo basta con un complemento para crear una experiencia.

2. En ningún restaurante se escuchaba música.  La única melodía que se escuchaba era la de las carcajadas de los grupos de gli amici, las familias parlando, y parejas susurrando en amore.

3. Disfrutar el momento es de lo que la vida se trata. Pasear sobre las antiguas calles de Florencia, ver a la gente pasar por las piazzas mientras tomas una cerveza, una copa de vino o un café a solas… para todo esto los italianos apartan un momento, y lo hacen con gracia. 

Mientras los días en el botín geográfico pasaban, me daba cuenta que ser italiano más que una nacionalidad, es un estilo de vida.

IMG_6773

Fotos: Cortesía de Carlos Ros