carolina guisande y ché muñoz

en cinque

Para el equipo de Parla Pellegrino, el nombre de código de esta visita era Cherolina: la pareja detrás del proyecto Trende Shop, una guía de moda, decoración, viajes y buen comer, ha desarrollado una voz tan unificada, tan conocedora pero casual y tan íntima y amistosa, que se nos hacía difícil verlos como entes separados.

Sin embargo, al visitar su casa, pudimos ver cómo Trende es un monstruo de dos cabezas: Carolina Guisande es el lado izquierdo del cerebro, la boca juiciosa y el encanto femenino; Ché Muñoz es el lado derecho, el ojo que todo lo ajusta y la contraparte relajada, laissez-faire. Juntos nutren de contenido la cuenta a diario, y pronto lanzarán una versión remozada de su página web. “Luego de que Ché ha formado parte de Trende siento que estamos logrando un mejor producto, y que aunque nunca seamos famosos, siento la satisfacción de que me gusta lo que estamos haciendo, y con eso basta”, explica Carolina.

En esta edición de Cinque entramos a la bellísima #trendehome –busquen esa etiqueta en Instagram para seguir el proceso decorativo de su apartamento– con unos penne Barilla, que ellos prepararon con cinco ingredientes: aguacate, albahaca, aceite de oliva, queso de cabra y pistachos tostados. Sus respuestas independientes a nuestras cinco preguntas, más que sentirse como 10 afirmaciones, siguen sintiéndose como cinco: a pesar de ser distintos, los miembros de Cherolina son entes complementarios.  


 

CINQUE: CAROLINA GUISANDE Y CHÉ MUÑOZ

Ustedes trabajan con tendencias. ¿Cocinar con tanta cabeza es una tendencia más o, por el contrario, es algo imperecedero, como el estilo?
Carolina: Me encanta comer, pero no cocinar, lo cual es inusual. Puedo acompañar al que cocina en la cocina, sugerir ideas, pero que no me pongan a hacer nada –excepto freír huevos, me quedan para foto. El punto es que la comida quede buena: no vale la pena invertir calorías en comida mala.

Ché: ¡Qué forma más fina de decirme cabezón! Creo que cocinar para mí empezó por una necesidad; después se convirtió en la carrera que quería tomar, pero mi mamá me dijo que tomara otra y ahorrara para poder ir a Le Cordon Bleu, cosa que al final no hice.

IMG_5797

CarolinaChe2

CarolinaChe3

CarolinaChe1

¿Quién hace qué en Trende?
Carolina: Los dos hacemos de todo: tomar fotos –aunque siempre es Ché quien las retoca–, rebotar ideas, decidir qué compartir y qué no. Ché se ocupa más de los gráficos y de la estética, y yo del contenido. El punto es que el pedacito que subimos a las redes sea útil para nuestros seguidores y sea real. Pronto estará arriba el nuevo portal, y ahí los dos tendremos que hacer más de todo, desde escribir y editar, hasta las fotos.

Ché: En realidad, los dos hacemos de todo, pero cuando yo no tiro las fotos, Carolina me las manda por WhatsApp diciéndome: “Hazle algo”. Siempre trato de cuidar la parte estética de Trende, y en los primeros meses de [nuestro hijo] Liam, que ella dormía mucho menos que yo, tenía que subir recomendaciones de cosas de mujer por ella. Las seguidoras me preguntaban por un maquillaje o una crema para los ojos y yo hasta que poner emojis tirando besitos al final de contestarles.

¿Ser padres les hace ser más conscientes de lo que comen, de lo que usan para alimentar a las personas que aman?
Carolina: Yo elegí comer saludable temprano en mi adolescencia… excepto durante mi embarazo: ahí comí lo que tenía muchos años sin comer –dos brownies, dos pedazos de sanduchón y un jugo de chinola… de merienda–. ¡Y estoy pagando por eso con 25 libras de más! Y para colmo, lo que nunca en mi vida: me comenzó a subir la presión.

Siempre habrán elecciones saludables en casa, nada de comida chatarra, pero tampoco quiero negarle a mi hijo que disfrute de algunos placeres no tan saludables.Lo importante es que aprenda a discernir, y no los haga una costumbre.

Ché: Siempre he tratado de alimentar bien a las personas que amo. Mía, mi hija mayor, me despierta los fines de semana susurrándome que quiere tostadas francesas o panquecas, y yo me paro con un ojo cerrado y trato de dar lo mejor de mí. Siempre decoro lo que le cocino a Mía o a Caro, pero quizás he sido más consciente conmigo mismo a la hora de comer gracias a Carolina. Ella ha comido saludable toda su vida y se le nota.

CarolinaChe5

CarolinaChe6

CarolinaChe7

Ustedes se han encargado de hacer de su casa un reflejo que quienes son, de crear un nichito de belleza decorativa. ¿Qué tan importante es sentirse a gusto en casa para ustedes?
Carolina: Es muy importante, por eso hemos llenado la casa de distintas piezas que hemos recopilado aquí y allí. Algunas son renovaciones de muebles viejos, otras las mandamos a hacer y otras más son regalos de seres queridos. También agarramos cualquier botella que nos guste y la convertimos en florero. Todo en la casa tiene un significado o valor sentimental. Mi mamá, que hace decoración, nos ha ayudado mucho. Me gusta que es un hogar, no un museo donde se ve todo lindo pero no se usa.

Ché: Siempre me he preocupado de tener mi espacio a mi forma, aunque a veces no tenga mucho sentido. Igual pasa en mi área de trabajo. Lo que pasa con la casa es que me encontré a alguien que comparte los mismos gustos.

Instagram no es solo una fuente de inspiración: también es una fuente de tensión, porque el echavainismo corre rampante y puede volvernos locos, tratando de competir con lo que vemos en la pantallita. ¿Ustedes, cómo lidian con esa ansiedad instagramera?
Carolina: Debo admitir que a veces me sorprende la cantidad de información que la gente comparte en las redes sociales. A mí me costaba mucho poner cosas de mi vida personal, y todavía es así, pero luego veo que resulta para impulsar la marca, y hago el esfuerzo.

Tener un medio de comunicación es algo poderoso; por eso tenemos que cuidar la calidad del contenido que compartimos, desde lo visual hasta lo escrito. Queremos utilizar a Trende para algo más que recomendar mi pintalabios favorito, aunque eso obtenga más “likes” que cuando subimos una foto sobre la importancia del reciclaje. A veces un selfie obtiene más Me Gusta que una inquietud social, y eso dice mucho.

En resumen, combato la ansiedad recordándome a mí misma que lo que quiero lograr va más allá de 1000 likes a un selfie que en realidad no está aportando nada a la humanidad, y que poco a poco más personas creerán en nosotros, y nosotros, a cambio, podremos aportarles algo positivo y real.

Ché: A veces a Caro, quien es la creadora de Trende Shop desde antes que Instagram fuese una idea, “se le caen los palitos” como dicen. Se siente sin deseos de seguir, se pone a ver cómo a otras personas les ponen más atención cuando suben tonterías completamente banales.

Yo por otro lado, de este país, que ahora mismo es nuestro mercado, no he sentido envidia por ninguna cuenta… hasta que vi la de Parla Pellegrino (risas). Pero en lugar de sentirme mal, los sigo con mucho cariño.

CarolinaChe8

CarolinaChe10