el cantábrico

en menú secreto

Después de 6 décadas, queda muy poco por decir y mucho por recorrer. O al revés. La cuestión es que un nombre como El Cantábrico está unido al gusto dominicano desde hace más de medio siglo, por lo que en el momento en que deciden abrir otro restaurante, la expectativa es muy alta.

Y eso ha sucedido hace unas pocas semanas con la apertura de El Cantábrico en Silver Sun. Un nuevo establecimiento que se suma a su hermano mayor, ubicado desde la década de los 50 en la Av. Independencia de Santo Domingo.


El orgullo que siente José Miguel Gómez, el gerente general del restaurante, es completamente lógico, ya que no se trata de una cuestión solamente de años, sino que los aspectos familiares han estado muy presentes en todo este tiempo.

Nos sentamos a conversar y a disfrutar del aspecto más importane del lugar. La gastronomía española que ofrece una variedad de platos exquisitos gracias a la diversidad cultural que aportan las distintas regiones que componen el país y que aquí podemos disfrutar de una buena muestra de lo que estamos hablando.

IMG_4199

“Hay platos que están en nuestra carta desde hace 60 años, es algo que buscan nuestros clientes como el sello de la casa. Sin embargo, nos hemos ido acomodando a los nuevos tiempos no solo con la apertura de este nuevo restaurante, sino con algunos platos nuevos y con una mirada más cuidada al tema de la alimentación más saludable que hoy día sigue tanta gente”.

Y en realidad el nuevo restaurante trae consigo una nueva imagen de modernidad, no solo por el emplazamiento, sino por la decoración, por muchos detalles que saltan a la vista en cuanto uno se adentra en él. “La ciudad ha crecido tanto por esta área que era necesario pensar en la gente a la que le resulta muy complicado desplazarse hasta el tradicional El Cantábrico”, comenta José Miguel.

Podemos apreciar que en el menú hay una parte muy importante para los sabores tradicionales, de igual manera que hay un apartado que se llama menú para los peques, lo cual es un plus.

IMG_4228

Y nos detenemos en lo que más nos gusta de estos reportes. Un carpaccio español, usando el jamón como base, pero acompañado de tomates rallados, albahaca, lascas de queso manchego, regado todo con aceíte de oliva extra virgen y toquecitos de rúcula. Los suspiros se suceden. A pesar del riesgo de perder los papeles y entregarnos a la gula, seguimos halando de palabras mágicas como paella, croquetas, la paletilla, el cochinillo, los pescados, camarones o mariscos. “Todos son buenos productos, de máxima calidad, para formar parte de una cocina de sencillez y naturalidad, en la que no falta el toque de los mejores aceites españoles de oliva virgen, buscando un resultado más natural y saludable”.

Nos fijamos en el tiradito de lubina (que también puede ser con dorado). Es una variación del ceviche, con la lubina en tiritas macerada con limón, especias que se sirve con unos toques de naranja deshidratada en cuadritos.

En el restaurante El Cantábrico hay personal de cocina que hace ya 20 años que está en el mismo lugar, una demostración de la importancia que se le da al respeto por los sabores y por la tradición. Y el hecho que nos comenta José Miguel sobre la forma en que la gente ve el lugar, es que se trata de un club de amigos. Con ese camino recorrido, los retos son grandes en este nuevo emplazamiento, pero al mismo tiempo, el cariño y esos paladares fieles ya están conquistados.

IMG_4206