gabriel abreu

en cinque

La protagonista es la carne y todas las miradas se enfocan en ese barbecue que ya está caliente. Pero esa carne llega con acento italiano, pues para Gabriel Abreu los sazones son tan importantes como la carne en sí. Y cuando nos cuenta más detalles sobre esos sazones, ahí es que nos damos cuenta de que estamos frente a alguien que sabe apreciar y que disfruta de los pequeños matices que se encuentran en los sabores.

Junto a la carne, Gabriel nos muestra orgulloso una bandeja en la que contamos 8 potes de sazones. Todos organizados, identificados y lo que es mejor y nos deja con la boca abierta y se despierta un leve sentimiento de envidia: todos los sazones son caseros, los hace él mismo con su esposa Primavera. Pero nuestra envida se transforma en admiración, cuando nos describen cada uno de ellos y cuando, aquí viene lo mejor de todo, no tienen problema alguno para compartir estas recetas. Sabemos que sus amigos están felices de llegar a su casa con la excusa de compartir una buena barbacoa de carne. Algo que confiesan que se hace muy seguido.


foto1

“Miren éste, tiene lemon pepper y lo hemos hecho poniendo el limón en el horno a secar para unirlo con la pimienta. Aunque el que más le gusta a la gente es otro sazón que tiene sal, pimienta y romero. A algunos les vamos añadiendo por ejemplo sal de trufa hasta llegar al punto que nos gusta y el que se va a usar en la primera de las carnes de hoy es con hongo porcini”, nos comenta Gabriel, bajo la atenta mirada de su esposa.

foto5

Hay dos tipos de carnes preparadas para hoy y en ambas, los sazones que se van a usar están inspirados en sabores italianos, por ahí está lista la sal de trufa. “Lo bueno de la parrilla es que yo soy un aficionado, para nada el que más sabe, y eso me da la opción de experimentar mucho, probar distintos sabores. Además mi esposa vive comprando libros de recetas y entre los dos las vamos probando hasta crear las nuestras propias”.

Como él mismo nos dice, el espacio social de la casa es muy agradable, lo cual es un plus al hecho de que esté ese barbecue ahí colocado, y todo eso motiva que siempre se den reuniones y visitas. “Creo que unas tres veces por semana hacemos carne aquí”, dice Gabriel.

foto7

Los dos cortes que se han elegido para hoy son el Short Rib y el Flat Meat. Uno de ellos ha estado 7 horas marinando con los sazones correspondientes. El aroma desde antes de caer en el fuego ya nos dice que lo viene por ahí hará que las aguas se paren. Como ingeniero que es, cuenta que es matemático para muchas cosas, sin embargo, con una carne en la parrilla se decanta más por la experimentación y porque haya un margen de error. Es una forma de hablar, porque de error, damos fe de que no se trata el asunto.

foto2

Si se da la oportunidad pone un chorizo en las brasas o incluso unas hamburguesas. Pronto viene por ahí una competencia de hamburguesas entre amigos, comida de la que su esposa es fanática, aunque como ocurre con las carnes en general difieren en el término de la misma, uno la prefiera muy hecha y el otro cree que ¾ es suficiente, pero ahí radica el equilibrio.

 
foto9

Después de estudiar ingeniería civil aquí en Santo Domingo se fue a Barcelona a hacer su maestría. Allá dio los primeros pasos en el tema de la cocina. Es divertido cuando nos confiesa que él disfruta la carne de todas formas y que igual le gusta ir a los restaurantes de carne de la ciudad. “Al que no le gusta la carne está equivocado”.