johnny martínez

en cinque

No fue que nos pusimos de frescos, sino que en medio de la cocinadera  se presentó la oportunidad: nos dedicamos a husmear en la nevera de Johnny Martínez. Para jugar con la pregunta de la confianza de los Veni, Vidi, Viernes, para nosotros, confianza también es permitirle a alguien ver el interior de nuestra nevera y nuestra despensa –que nadie vea las sobras de esos tacos de lechuga con risotto que armamos a las dos de la mañana, por favor–. En el caso de Johnny, director de la escuela de yoga Espacio Swásthya Santo Domingo, no había razón para temer: entre el yogur casero, las frutas y vegetales, las cinco variedades de queso, la leche de coco, el hummus y la reserva nacional de gelato en el congelador, estábamos ante un claro amante de la comida vegetariana de calidad.

Para este Cinque, entonces, abrió su nevera y su despensa y seleccionó cinco ingredientes para prepararnos un plato de pasta Barilla fría. Con mozzarella, albahaca, aceitunas negras, tomates cherry y una mezcla de aceitedeoliva-cayena-curry, nos enseñó que la combinación adecuada de especias puede hacernos olvidar por unas horas la inclinación por la proteína animal. 

Vienen las cinco preguntas de este Cinque.


 

CINQUE: JOHNNY MARTÍNEZ

Al ser vegetariano renuncias a la carne, uno de los mayores acentos que existe para el paladar. ¿Cómo te haces para no sacrificar el sabor en tus platos?
Las especias son mis aliadas. Al principio le ponía curry y cayena a casi todo –por eso condimenté esta pasta con esa mezcla–, y luego fui descubriendo todas las demás especias e hierbas que avivan el paladar. He aprendido a usarlas sin miedo, y siempre busco reinventar platos clásicos con sabores más acentuados.

Tengo una fascinación por descubrir cosas nuevas en la cocina; siempre estoy aprendiendo a usar una especia o algún condimento de una forma que no conocía. Últimamente he estado metido en una inspiración mediterránea, usando muchas hierbas provenzales –mi favorita es el romero–. El cardamomo es otra especia que siempre está rondando cerca –con moderación, claro–; la uso en la receta del chai de la escuela. Ahora, la cayena es imbatible: creo que primero surgió la cayena y de ahí salieron todas las cosas (risas).

JohnnyMartínez-1

JohnnyMartínez-2

JohnnyMartínez-3

Cuando estudiabas yoga en Buenos Aires, como parte de tu enseñanza en el Método De Rose cocinabas para tus compañeros. ¿Qué tan importante te es ahora seguir compartiendo lo que cocinas?
La propuesta del Método De Rose me pareció la propuesta más completa y seria; saber que no me iban a dar un certificado de formación en una semana era una clara señal de que iba  a tener que aprender para ganármelo en varios años, y fue un reto que siempre asumí con placer y sin reservas. En la escuela de Buenos Aires le perdí el miedo a la cocina, y descubrí mucho sobre sabores y texturas: antes de esa experiencia, el curry, el comino y el cilantro eran “cosas” que estaban en las recetas que yo nunca iba a hacer.

Ahora en Santo Domingo, la cocina de mi escuela juega un papel importante: a través de ella transmito parte del conocimiento que adquirí fuera, mostrando a mis amigos y alumnos que se puede comer muy sabroso, más allá de la carne.

La pasta caliente asienta los sabores. ¿Por qué te has decidido por una pasta fría?
Es fácil de hacer, y perfecta para nuestro verano eterno. No me gusta utilizar tomates enlatados ni salsas preparadas, y pensar en hacerlas desde cero me hace desistir, a menos que vaya a compartir el plato con un grupo. Esta receta, que mantiene todos los ingredientes frescos, ha sido mi aliada durante varios fines de semana en los últimos meses.

Confesión: tras compartir con mucha gente durante la semana, conversando siempre, los fines de semana se me hace muy agradable, a veces hasta necesario, estar solo. Como no me gusta cocinar para mí solo, a veces recurro a esta receta desde el viernes hasta el domingo (risas).

JohnnyMartínez-4

JohnnyMartínez-5

Después de tanto crossfit y zumba, ahora ha vuelto a Santo Domingo el amor por el yoga como ejercicio físico. Tú que tienes desde los 16 años practicándolo, ¿a qué crees que se debe este retorno cíclico?
Sin duda a las redes sociales: han ayudado a promover un estilo de vida más saludable, y en algunos casos a romper con la percepción de que el yoga es algo suave, místico o aburrido.

¿Es cierto que si uno hace yoga el odio hacia los AMET baja en un 50 por ciento?
[Vira los ojos] NO.

JohnnyMartínez-7

JohnnyMartínez-8