martínez dos veces

en in giro

Hay amores con trayectoria lineal, como un techo plano: los presentan amigos en común, terminan siendo novios, conocen las familias y al cabo de un par de años un papel formaliza su unión. En el caso de Alex y Elia Mariel, ambos Martínez por casualidad de la composición ancestral dominicana, la trayectoria es tan poco lineal como un techo creado por Frank Gehry: su interés estético compartido como arquitectos hizo que a principios de 2012 se siguieran mutuamente en Instagram, sin conocerse en vida real; tras verse las caras un par de semanas después en Matica, la gira Chicago Arquitectónico que coordinó Alex esa primavera les hizo pareja. Un programa de maestría en Planificación de Áreas Protegidas les separó físicamente, con el Atlántico de por medio, pero un viaje en conjunto que inició en Venecia, con la excusa de la Bienal de Arte de 2013, terminó con un anillo en la frontera ítalo-suiza.

Hoy, la pareja de esposos recuerda ese viaje, en donde no solo sentaron las bases de su matrimonio, sino también de Martínez Dos Veces, un proyecto artístico que combina la fotografía, la investigación arquitectónica y las millas aéreas.


IN GIRO: MARTÍNEZ DOS VECES

Alex: Hicimos ese viaje por el norte de Italia y sur de Suiza en septiembre de 2013, y Venecia fue el lugar donde inició, donde nos reencontramos. Fue muy especial: para ella era la primera vez que iba a Italia, y pudimos asistir juntos a la Bienal de Arte, algo que nos apasiona a ambos.

Martinez1

Elia: Para Alex ya era la sexta vez que iba a Venecia, así que se pudo fijar en exposiciones particulares, como la de Ai Weiwei. Para mí, como era la primera vez que asistía al Campus de la Bienal, me enfoqué en la arquitectura de los pabellones, sobre todo en las obras de Carlo Scarpa. Era la primera vez que podía ver su trabajo en persona, y fue impresionante para mí.

Alex: Cuando hay bienal de Arte o Arquitectura, que son las dos más grandes en comparación con la muestra de cine, por ejemplo, la ciudad se llena extraordinariamente de publicidad sobre las mismas. Son eventos que transforman Venecia, con sus actividades paralelas en diferentes sitios, algo tipo Off-Broadway.

Elia: Por eso me impresionó la cantidad de gente que había, aun a finales de septiembre. ¡Había gente, gente, estaba lleno de gente!

Alex: Venecia tiene turismo el año completo, y eso es por una razón planificada. Por lo general las bienales duran tres meses, pero Rem Koolhaas, quien este año fue curador de la de Arquitectura, pidió seis sine qua non. Él quiso expandir horizontes en todos los sentidos, incluyendo el lugar de origen de muchas exposiciones: por eso, cuando se buscó hacer una ponencia enfocada en el modernismo caribeño, Koolhaas estuvo muy interesado, ya que se estaba enfocando en la temática de la modernidad, y nuestra propuesta se trataba de una modernidad particular desconocida por el europeo. Por eso tuve la tremenda oportunidad este año de asistir a la Bienal ya no como espectador, sino como expositor: junto a la arquitecta Melisa Vargas, junto a quien edité el libro Arquitectura en el trayecto del sol: Entendiendo la modernidad dominicana, estuve a cargo de la charla Caribbean Modernity: Paradise as Tabula Rasa,  basada en nuestro borrón y cuenta nueva en 1930 por causa de un huracán, San Zenón, y una dictadura, la de Trujillo. Fue la primera vez que Dominicana participó en la Bienal de Arquitectura.

Martinez2

Martinez3

El nivel de diseño me impresionó… ¡es como que los italianos lo llevan en el ADN!

Elia: Volviendo al tema de mi impresión de Venecia, ¿saben qué me impactó? Las tantas tiendas de diseño, donde pude estudiar la manufactura de los objetos. El nivel de diseño me impresionó… ¡es como que los italianos lo llevan en el ADN!

Alex: Italia ES diseño. Por eso, para dos amantes del arte y la arquitectura, es un país fantástico.

DSC_0999


La ñapa
Alex y Elia parlan Pellegrino desde ante de esta entrevista. Para muestra, fíjense en una de las bebidas refrescantes que sirvieron a los invitados de su boda.

MartinezBotella2

MartinezBotella1