maylé vásquez

en veni, vidi, viernes

Cuando vivía en Nueva York, lo único predecible de las jornadas de la diseñadora de modas Maylé Vásquez era que terminaba sus días en el Parque Central. “Entraba por la calle 59, desde el lado oeste, al salir de Parsons”. Después de ahí, se dejaba llevar por todas las ofertas culturales y gastronómicas de la ciudad.

Acá en Santo Domingo es netamente estructurada; cuando no está en su taller, es posible encontrarla en dos extremos: o en la playa –Juanillo o Juan Dolio– o literalmente encerrada en su habitación, con el teléfono en silencio guardado en una gaveta. “A veces me quedo leyendo, a veces veo TV, pero esto… esto es tranquilidad”.

Maylé vive de contrastes marcados, algo que se refleja en las piezas que crea. Hoy, rodeada por ellas, visitamos su taller para tener una conversación a lo Veni, Vidi, Viernes.


 VENI, VIDI, VIERNES: MAYLÉ VÁSQUEZ

¿Cuál es la mejor canción de karaoke de la historia?
I Will Survive, de Gloria Gaynor. En Nueva York me gustaba ir con mis amigas frecuentemente al karaoke; ahora, soy fatal cantando, pero el tono de esa canción me ayudaba a no sonar taaan mal. Puedes viajar al pasado.

¿Cómo sería tu máquina del tiempo?
Estoy loca por ver la llegada de los extraterrestes, para obtener respuestas de algo. Para mí fuese chulísimo que mi máquina del tiempo fuese un OVNI.

IMGL6562

Nosotros creemos que la confianza es poder darle a Shuffle All a tu iPod delante de una persona. Para ti, ¿qué es poder confiar en alguien?
Dejar que alguien vea tu carrete de Photo Booth o de iPhoto. A veces yo entro a mi computadora vieja a buscar información y ni me acuerdo de esos momentos. Es un desastre;  te preguntas: “¿Qué estaba pensando en ese momento?”.

¿Hay algo que nunca prestarías?
Mis protectores labiales. Más allá del tema de higiene, quien dura más de 10 minutos conmigo se da cuenta de que soy adicta a todo lo que se unta en la piel. Tengo como 300,000 cremas y protectores labiales… ¡y no me gusta que toquen mis productos! La gente me pregunta: “¿Qué tanta crema es que te pones en las manos?”.

Me obsesiono con los olores. Usaba una crema de L’Occitane de almendra, y terminé comprándome la línea completa, por el olor. ¡Hasta me daba pique cuando olía a alguien más con MI olor de almendras! Tengo algo raro con el olfato: Quizá no recuerde una situación que ocurrió hace 10 años, pero me acuerdo del olor de ese momento.

IMGL6578

¿Qué película te hizo llorar feo, a nivel de quejar con ojos de mapache?
The Notebook
. La vi por primera vez cuando estaba en el colegio, y recuerdo haber pensado que nunca había llorado tanto en una película. Tuve una relación larga, así que entiendo las subidas y bajadas que detalla la película. Aparte, también pensé en la relación de mi papá y mi mamá: están juntos desde que mi mamá tenía 12 años, pero los ves hoy y de tanto cariño que demuestran parece que se metieron en amores ayer.

¿Cuál es el mejor emoji de WhatsApp?
La carita sabionda con la boca torcida. Es como diciendo “tú sabes lo que quiero decir, pero no te lo estoy diciendo a la clara”.

¿Cuál fue la comida más increíble de tu vida?
Desde chiquitos, mi hermano y yo teníamos la tradición de probar las mejores hamburguesas en cada lugar que viajábamos. Cuando vivía en Nueva York me enamoré de la sucursal de Jackson Hole en la 3ra Avenida: parece un bar de los Hell’s Angels, y te sirven un pedazo de carne del tamaño de tu cabeza. ¡Es un espectáculo de hamburguesa! Coincidencialmente, mi hermano está de visita en RD, y hoy mismo vamos a almorzar juntos para probar las hamburguesas de un nuevo restaurante.

Nadie se va a enterar: ¿Con qué celebridad, del presente o el pasado, te desaparecerías por un día?
Con Josh Hartnett. Me enamoré de él en Wicker Park, y me gusta que su bajo perfil; no está en el medio todo el tiempo. Creo que sería interesante conocerlo, porque no es tan farandulero.

¿Cuál es el recuerdo más feliz que tienes del año pasado? Prepara un cóctel inspirado en ese momento.
El día de mi primer desfile en Dominicana Moda. Por más que había trabajado con moda antes, nunca había visto una transición completa de mi visión a una pasarela. Ver cada historia que te imaginabas en tu cabeza caminando una detrás de la otra, algo que inició con un lápiz y un cuaderno, ahora pasa a la vida real. La experiencia personal de ver el proceso de principio a fin fue gratificante. Ahora, nadie se imagina el estrés tras bambalinas de un desfile de moda. Por eso preparé esta combinación relajante, con una Aranciata.

ElMayle