mayte esteban

en veni, vidi, viernes

Cuando Mayte Esteban nos recibió en casa, una tarde de… ¿A QUIÉN ESTAMOS ENGAÑANDO AQUÍ? Hablemos de Uno. Uno, un bulldog francés que reside en un apartamento que combina en dosis iguales el minimalismo tropical con el arte contemporáneo, amablemente permite que Mayte viva con él –la escogió por ser diseñadora de interiores, porque piensa que sentirse cómodo en casa, con los cojines, las mantas y las alfombras correctas para descansar y morder, es esencial–. Cuando llegamos, nos recibió en la puerta con un abrazo, esos que se dan los amigos de infancia cuya amistad no disminuye con la ausencia, e ipso facto nos sentó en el sofá para involucrarnos en una de sus actividades favoritas: un masaje prolongado a la panza. Mientras tanto, le daba órdenes a Mayte sobre cómo preparar el trago en base a una lata de aranciata rossa, a la vez que supervisaba las tomas fotográficas de la preparación del mismo.

Mayte se salvó por ser buena gente y por hacernos sonreír con sus respuestas a nuestro cuestionario. De lo contrario, nos hubiésemos llevado a una de las mascotas más adorables que hemos conocido desde que hacemos los Veni, Vidi, Viernes. Y también nos hubiésemos llevado los cojines. Y las matitas del balcón. Y un par de cuadros. 


 

VENI, VIDI, VIERNES: MAYTE ESTEBAN

¿Cuál es la mejor canción de karaoke de la historia?
La primera vez que decidí deleitar a las personas cantando en un karaoke fue hace dos meses, en el cumpleaños de una amiga. Para ser honesta, mis elecciones fueron tan patéticamente desacertadas que en los dos intentos frente al micrófono el dueño del bar estrellaba una bandeja de aluminio al suelo, causando un ruido bastante escandaloso. Naturalmente, me sacaba  de concentración con un gran susto (por suerte), tanto así que mi única opción era devolverme a mi silla con lo poco que me quedaba de dignidad –que en realidad nunca la perdí–.

MayteEsteban2

MayteEsteban1

Puedes viajar al pasado. ¿Cómo sería tu máquina del tiempo?
Después de conocer los trabajos de Buckminster Fuller, gracias a mi amiga Ysabela [Molini], no se me ocurre otra mejor opción para representar esta conexión entre futuro-pasado que el Dymaxion Car. Fue un carro conceptual en forma de lagrima, bellísimo, diseñado por este inventor y arquitecto americano en 1933 con la ayuda, en sus principios, de Isamu Noguchi –otro artista que amo y admiro– . El que no ha tenido la oportunidad de conocer ese diseño o esos diseñadores, quedará igualmente fascinado que yo, empezando por su ingenio y concluyendo con la idea de que ya a principios de los años 30 existía el impulso y la motivación para resolver problemas esenciales del día a día con una herramienta tan genial como la tecnología.

Nosotros creemos que la confianza es poder darle a Shuffle All a tu iPod delante de una persona. Para ti, ¿qué es poder confiar en alguien?
Me consta que soy una persona sumamente abierta a la hora de relacionarme con otras, pero también puedo ser muy desapegada al momento de ‘’confiar’’. En fin, en una parte de la canción All Ears de Whitest Boy Alive, Erlend Øye dice: ‘’My favorite thing about you, please don’t get me wrong, how natural it feels, five minutes without talking…’’ es un buen ejemplo de lo que considero sentirse en confianza con alguien.

MayteEsteban4

MayteEsteban5

¿Hay algo que nunca prestarías?
No se me ocurre nada material que no pueda prestar, no poseo nada con un valor descomunal que vaya a dolerme perder por un momento o para siempre. Creo que depende de quién es esa persona y en qué momento lo necesite. Pero si de verdad debo elegir, creo que no tanto por el objeto sino por la información que contiene, sería mi computadora. La presto por un rato, pero si pierdo mi tesis, toda mi música y fotos… creo que ahí si lo sufro un poco.

¿Qué película te hizo llorar feo, a nivel de quejar con ojos de mapache?
Todavía estoy tratando de averiguar si mis lágrimas a la hora de ver una película emotiva son proporcionales a mi descontrol hormonal en el momento de ese mes (risas). Pero hay una película, hormonas o no, que sí me llego, y fue Blue Valentine. Y otra, pero por lo mala que era, fue Norbit. Wow.

¿Cuál es el mejor emoji de WhatsApp?
Prefiero no decir cuál se lleva el primer lugar, pero en el segundo hay un empate entre la sandía y la palmera: ¡El Caribe en emoticones!

MayteEsteban6

MayteEsteban7

MayteEsteban9

¿Cuál fue la comida más increíble de tu vida?
Me apasiona el buen comer. Si algo disfruto donde sea que esté es buscar cómo impresionar mi paladar, y me parece injusto disminuirlo a una sola comida. Ahora, algo que sí hace mejor o peor la experiencia de un buen plato es justamente dónde y con quién lo estés disfrutando.

Juzgando por esto, una de las mejores experiencias que he vivido comiendo fue en Nueva York. Soy una amante devota de la pizza, desde que tengo uso de razón me encanta. El año pasado aproveché que estaba en la ciudad que amo, celebrando mi cumpleaños, y una manera de celebrarlo fue probando el famoso Di Fara en Brooklyn. Pero no en cualquier parte de Brooklyn: en un lugar donde solo habían casas, ni siquiera un solo edificio existía a simple vista. Esperé en turno una hora y media que parecían cuatro para comer una pizza grande. La experiencia de ver este señor italiano, que apenas sabe hablar inglés a pesar de tener más de 30 años viviendo en Estados Unidos, amasando la harina, cortando la albahaca pizza por pizza, rayando el queso con arte y estilo, fue increíble. La pizza estaba buenísima, pero la verdad es que me tomó un par de horas procesar todos los sabores, para caer en cuenta de la razón tras la larga espera. Y claro, el chicharrón de Chancho Gusto, que me encanta, no lo puedo dejar fuera.

MayteEsteban10

MayteEsteban12

MayteEsteban13

Nadie se va a enterar: ¿Con qué celebridad, del presente o el pasado, te desaparecerías por un día?
Si tengo que desaparecerme por un día entero, quiero asegurarme de que voy a disfrutar la experiencia. Creo que no desperdiciaría un segundo si tuviese la oportunidad de entrar al estudio de Jean Prouvé –¡gracias, Adolfo Despradel!–, arquitecto y diseñador de mobiliario de los años 20. ¡Solo con apreciar su proceso creativo por un día soy feliz! A ver si se me pega algo…

¿Cuál es el recuerdo más feliz que tienes del año pasado? Prepara un cóctel inspirado en ese momento.
Fue el 22 de septiembre –mi cumpleaños, de nuevo– del año pasado, un domingo neoyorquino hermosísimo, con la temperatura más deliciosa. Me pasé el día entero caminando y perdiéndome en unos parques que estaban más bellos que nunca. Donde sea que me pongan y haya naturaleza en abundancia estoy feliz; irónicamente fue en una ciudad llena de concreto, pero uno de los días mas felices de 2013 definitivamente lo pasé tirada por par de horas sobre una cama de grama. Mi receta del cóctel incluirá la manzana, para representar la ciudad que inspiró esta bebida, con el toque de la aranciata rossa San Pellegrino.

PP- MAYTE