melissa bisonó

en veni, vidi, viernes

Que quede claro que la facción femenina de Parla Pellegrino siente un cúmulo malsano de expresiones negativas hacia Melissa Bisonó: no sabemos si es genética, o si es por causa de ser gerente de marca de Moroccanoil, Ardell y Essie en RD, pero nunca se despeina, anda con mirada de Natalie Portman todo el tiempo y sus uñas jamás han sentido el desamparo de andar descascaradas por la vida.

No es justo.

Pero no podemos odiarla: tiene una pasión contagiosa por los minutos –una capacidad inspiradora para prestar atención a lo que sucede en cada momento, y vivirlo como si poco más importase–, y eso hace de ella una interlocutora fantástica. Hoy lo demuestra con nuestro cuestionario Veni, Vidi, Viernes, donde hablamos sobre la magia de SoHo, las colecciones de menjunjes y cuál Superman es verdaderamente más súper que todos los demás.


 

VENI, VIDI, VIERNES: MELISSA BISONÓ

¿Cuál es la mejor canción de karaoke de la historia?
Cualquiera de Paulina Rubio… aunque, si tuviese que escoger una, fuese Dame otro tequila.

Puedes viajar al pasado. ¿Cómo sería tu máquina del tiempo?
Hice un posgrado en Relaciones Públicas y Comunicación Corporativa en NYU, y mientras estuve viviendo en Nueva York quedaba fascinada con la magia de los barcitos de SoHo, cada uno con una esencia tan diferente que te transportaba a otra era, a otro lugar o tiempo de la historia de forma casi instantánea. Por eso, mi máquina fuese SoHo mismo. Y claro: comenzaría con Mother’s Ruin, mi bar favorito.

MelissaBisonó-1

MelissaBisonó-3

Nosotros creemos que la confianza es poder darle Shuffle All a tu iPod delante de una persona. Para ti, ¿qué es poder confiar en alguien?
Dejar que una persona entre a mi baño: podrían intimidarse por mi colección de potes, cremas, esmaltes y demás artículos de belleza. Entre mis indispensables están el agua termal de Avène, que uso para todo –¡es lo máximo!–. También el Moroccanoil Treatment y Extra Volume Shampoo, para darle volumen a mi cabello. Me gustan las uñas oscuras, así que mi favorito es Wicked, de Essie. Y no pueden faltar los jabones líquidos y cremas corporales de L’Occitane… que también tengo en formato para viaje (risas).

¿Hay algo que nunca prestarías?
Mis zapatos. Me encantan; es lo único que realmente llevo con mucho cuidado, para que no se maltraten. Cada vez que empaco, aunque sea para salir de la ciudad dos días, llevo mis bolsos monogramados solo para los zapatos. Hay gente que me conoce tan bien que eso es lo que me regala: bolsos personalizados con mis iniciales, para los zapatos (risas).

¿Qué película te hizo llorar feo, a nivel de quedar con ojos de mapache?
Si supieran que nunca lloro en las películas… pero P.S. I Love You me dejó en un estado terrible. Fue muy conmovedor ver cómo ella revivía cada recuerdo de la relación.

MelissaBisonó-11

MelissaBisonó-12

MelissaBisonó-13

¿Cuál es el mejor emoji de WhatsApp?
Uno obvio para mí: las uñas pintadas. Siempre me las he pintado; recuerdo que mi primera manicura fue para mi Primera Comunión, a los 12 años. Desde entonces mi manicura de cada viernes, con uno de los 38 colores de mi colección –sí, son 38–  ha sido una cita no negociable.

¿Cuál fue la comida más increíble de tu vida?
Tengo el placer de degustarla frecuentemente: es el pastelón de plátano maduro de mi abuela, Güela Estela. Es un asunto indescriptible. Ella dice que el truco está en primero freír los plátanos, para luego armar el pastelón y meterlo en el horno.

Nadie se va a enterar: ¿Con qué celebridad, del presente o el pasado, te desaparecerías por un día?
Con Superman. ¡En serio! Siempre he querido volar: me encanta la velocidad, las alturas. Aunque pensándolo bien, con un día no fuese suficiente… porque yo estaría no con el Superman de Christopher Reeves, ni con Tom Welling, ni con Brandon Routh, sino con Henry Cavill. ¿Estamos claros? (Risas)

MelissaBisonó-8

¿Cuál es el recuerdo más feliz que tienes del año pasado? Prepara un cóctel inspirado en ese momento.
Siempre había querido conocer Brasil, y finalmente tuve la oportunidad; visité Rio de Janeiro, Gramado y Porto Alegre, tres ciudades espectaculares. Disfruté cada segundo de Rio: su gente, su clima, sus atardeceres, su gastronomía, sus tiendas, sus playas… ¡Fue toda una experiencia! Y es algo curioso: me gusta estar rodeada de la naturaleza, pero soy citadina de corazón, y por eso ahí encontré el equilibrio perfecto entre naturaleza y concreto.

Otra cosa que hice: probar todas las caipirinhas de frutos cítricos, mis favoritos. Inspirándome en ellas he preparado El Meli, un cóctel que lleva pimienta de cayena, uno de mis ingredientes preferidos para mis comidas.

PP- EL MELI