peter & john paul garrido

en cinque

Es como cuando uno ve la interpretación de una pieza al piano a cuatro manos. Como si el resto del mundo se quedara fuera de ese momento, como si la tarea del espectador fuera solamente disfrutar el proceso y saborear el resultado final. Claro, y aplaudir. Así sucede viendo a los hermanos John Paul y Peter Garrido en los fogones. Incluyendo la parte de los aplausos.

La cita es en la cocina de la casa en la que ambos han crecido y en la que John Paul sigue viviendo. Una cocina alrededor de la cual han vivido la gastronomía de una forma especial que no mucha gente ha tenido esa suerte. La madre de ambos tiene muchos años preparando dulces, es famosa por sus creaciones, y los hijos han sido fieles testigos de ese amor y de esa trayectoria. Incluso el padre de la casa es un gran cocinero y fue la persona que en un momento dado impulsó y dio el primer apoyo a sus dos hijos para que montaran su negocio de carnes.


Nos reúne un menú en el que es imposible que falte la carne ya que el apellido Garrido va unido a ella irremediablemente y no solo porque durante unos años tuvieron un negocio que creó un hito en la ciudad de Santo Domingo, Bogey Burger, sino porque son dos verdaderos fanáticos de la misma.

Su vida ha estado tan ligada y el nexo de unión entre ambos es tan estrecho que hablan casi dando las mismas ideas, se coordinan en casi todo. La misma pregunta sirve tanto para Peter como para John Paul.

IMG_1385

IMG_1468

IMG_1476

“Los dos hermanos siempre hemos ido de la mano en el tema de la cocina. Tanto a nivel personal con lo que hacemos con amigos en la casa como a nivel profesional cuando tuvimos abierto nuestro negocio de hamburguesas. Y los dos estamos igual de habituados a los fogones”, comienza diciendo John Paul.

Él es ingeniero civil y Peter es Administrador de Empresas Turísticas y los dos son golfistas profesionales. Esas diferentes profesiones se ven reflejadas en la cocina en un aspecto que ambos nos cuentan de manera divertida. “El ingeniero no puede dejar fuera esa parte y todo lo que cocina siempre se rige por las medidas, los pesos, los tiempos exactos. Yo no soy así, voy probando, soy más libre”, comenta Peter.

IMG_1551

IMG_1575

IMG_1602

 

El resultado, damos fe tanto de la carne como de la pasta, es exquisito, por lo que deducimos que incluso ese matiz que les diferencia en el carácter se convierte en un ventaja. A los dos hermanos les ocurre algo muy significativo con sus amigos y es que constantemente les piden consejos cuando están preparando una carne, les llaman por teléfono e incluso insisten mucho en que se reúnan en la casa para disfrutar de lo que los Garrido son capaces de hacer en la cocina.

“La gente ha llegado a pensar que yo solamente soy cocinero y golfista, se olvidan de que mi profesión es otra”, dice John Paul. Pero en pocos minutos se ve que disfrutan mucho con lo que hacen, todo lo que nos cuentan es más que cierto y son tantos los detalles que se perciben que son imposibles de traer aquí. Incluso tienen su propio sazón que han estado perfeccionando a lo largo de los años. Lo hacen ellos mismos en la casa y ya se ha convertido en una costumbre que sus amigos se lleven de regalo un pote con esa receta secreta.

“Una de las claves más importantes de la cocina es el hecho de que se convierta en algo para compartir”, comenta John Paul, entre anécdotas de un viaje reciente a Argentina, entre detalles por los cuales nos comparte el hecho de que tiene un horno profesional y uno churrasquero argentino en el patio.

 

IMG_1632

IMG_1637

IMG_1647

 

“No somos chefs, sino aficionados a la cocina”, sostiene Peter, ya sentados en la mesa, momento en el que todo lo que hemos conversado previamente, lo que podríamos denominar teoría, pasa a ser una realidad muy sabrosa. “Para este tipo de reuniones, en las que compartir con varias personas, a los dos nos gusta que el corte sea coulotte”. Pero el otro plato que se ha cocinado es pasta y también nos deja sin palabras. Una pasta con blue cheese, mozzarella y parmesano.

Para este año que recién comienza hay muchos planes. Les ronda la idea de abrir de nuevo Bogey Burger, pero igual hay otras propuestas atractivas, de manera que está muy claro que alguna se concretará. Mientras tanto, siguen reuniéndose todas las semanas con un grupo de amigos. “Un grupo cerrado”, dice John Paul, “ya que deben de ser personas que compartan esta filosofía que tenemos nosotros”.