ramón emilio jiménez

en cinque

Joven arquitecto que ha estado en boca de todos desde hace unas semanas al ser el responsable de la conceptualización y realización de uno de los restaurantes que más impacto han creado en Santo Domingo. Ramón Emilio Jiménez está feliz con lo que ha logrado en Laurel. Su primer proyecto como arquitecto independiente, su carta de presentación, por así decirlo y su pasaporte a un camino en el que habrá muchas paradas en las que se verá plasmado su sello profesional.

Por el momento ya le han llegado proyectos de toda índole, desde diseño industrial, arquitectónico , de interiores o de diseño gráfico. Amante de la cocina, amante del buen gusto y afable por naturaleza, se entrega sin miramientos para que nuestro encuentro sea perfecto. Entre fogones, pasta y conversación, así comparte con nosotros parte de su filosofía de vida.


Todo el mundo está fascinado con Laurel. Háblanos de ese proyecto.

Llegó en el momento justo de yo ser independiente y ha significado mucho para mí, ya que ha sido un trabajo completo de conceptualizar el espacio y los interiores y fue un proceso de unos 8 meses desde que empezamos con las primeras ideas hasta el fin de su construcción.

IMG_1071
IMG_1127

Danos unas pinceladas de tu formación académica antes de llegar a este punto.

Después de estudiar por dos años economía y mercadeo en Montreal, me fui a Boston donde por seis años completé mi carrera y maestría en arquitectura. Al llegar al país trabajé junto a Dino Campagna como encargado de terminaciones para Torres Dúe, donde puse en práctica los años de estudio y desarrollé habilidades que solo se aprenden con la práctica. La verdad es que el momento en el que me encuentro es el resultado de muchos años de esfuerzo y formación profesional.

¿Cuál es la línea que separa al arquitecto del diseñador de interiores?

En mi caso, considero que cuando uno tiene la habilidad de diseñar la tiene para lo que sea todo depende de la escala. Es decir, me enfrento con la misma entrega a diseñar un edificio, un salón de una casa o un objeto dentro de ese salón.

IMG_1199
IMG_1212

¿Cuál es tu proyecto ideal?

Al mismo tiempo que se desarrollaba Laurel tuve 7 proyectos simultáneos, uno de ellos comercial que se llama City Market y 6 residencias privadas. Si tengo que pensar en mi proyecto ideal sería la creación y desarrollo de un mercado, eso fue lo que siendo estudiante de arquitectura presenté como proyecto en mi tesis, lo que me hizo ver que de verdad yo estaba en el camino que quería profesionalmente incluso cuando estaba fuera del país siempre tuve muy presente que el ideal como arquitecto sería construir ese mercado. Cuando se haga será un parámetro ideal para ver mi crecimiento.

¿Cómo es tu relación con la cocina?

Empezó como una necesidad al mudarme fuera a estudiar, aunque poco a poco ha ido convirtiéndose en algo muy distinto que es bien relajado y en lo que también puedo plasmar mi creatividad. Yo siento que la cocina ha crecido a mi lado como yo lo he hecho como persona y va muy relacionada a aspectos de mi carrera.

IMG_1271
IMG_1257
IMG_1260

¿Tienes un ingrediente que consideres fundamental?

Sí, el huevo. Es el más versátil de todos en la cocina, es como el concreto a la hora de enfrentarme a un proyecto. El huevo es el ingrediente que une a los otros, es el pegamento en muchos de los platos que elaboro.

Por ejemplo, en este plato de hoy que son unos spaghetti carbonara, pero creación mía por el twist, que llevan panceta, yema de huevo pochado, aceite de trufa, mantequilla y romero.

La comida me permite transmitir a la gente el único sentido que a un arquitecto le es imposible: el del gusto.

IMG_1285
IMG_1347