reporte especial: cata & tapas 2014

en menú secreto

Para unos, el momento más esperado del año es la Navidad, o el verano, o el cumpleaños propio. Para nosotros, que pensamos primero en comer y después en comer, es la celebración de los eventos bienales gastro-enológicos de El Catador, sean La Gran Cata o Cata & Tapas. Tras disfrutar de la versión 2014 de este último, realizada ayer en el Garden Tent del Hotel Embajador, les traemos un reporte especial. Agarren un pañuelo para secarse las lágrimas.


 

REPORTE ESPECIAL: CATA & TAPAS 2014

No es una competencia… pero hay competencia. La idea detrás de Cata & Tapas, como lo martilla su nombre, es maridar cocina innovadora, en un formato manejable, con una selección estudiada de vinos –aunque, como se trata de alta cocina, claro que San Pellegrino estuvo presente–. Ayer 36 restaurantes hicieron ejercicios de adaptación, presentando combinaciones atractivas en formato puñado. En este sentido, se supone que cada empresa hace el bien sin mirar a quien está al lado… Pero vamos a estar claros: ¡Para ser un chef exitoso se requiere un corazón feroz! Por eso, según nos cuentan en El Catador, extraoficialmente todos tenían una competencia para encontrar la mejor tapa de la noche. “Ahora mismo estoy trabajando en una encuesta, entre todos los chefs, para encontrar la ganadora”, nos dijo riendo Thomas Sartori, gerente de ventas on-trade de la empresa.

ElCatador14_6taCata&Tapas_0004

ElCatador14_6taCata&Tapas_0027

Kimchi de frambuesa, porque YOLO. El equipo del Hotel Embajador ondeó la bandeja de anfitrión dignamente: uno de los platos más comentados del evento fue el gyoza hoisin con kimchi de frambuesa salido de la cabeza de Alberto Martín, el chef ejecutivo del hotel.

Hora de jugar. Anoche era fácil tirar una piedra y darle a por lo menos cinco chefs laureados. Por eso, con su reputación ya establecida, para muchos de ellos esta fue hora de dar rienda suelta al espíritu lúdico de la comida: Saverio Stassi, de Pat’epalo, se entregó a una costilla de cordero preparada en vivo que generó una fila impresionante; Erik Malmsten ofreció unas mini hamburguesas preñadas de foie gras y pato, y Henry Marcelo Horne, de Mila, decidió presentar su crème brûlée de hongos porcini en una cáscara de huevo. Por su lado, Joaquín Renovales, de SBG, fusionó su vida en unos tacos. “Las presentaciones estaban hermosísimas; anoche escuchabas los nombres de estas tapas en boca de todo el mundo, recomendándolas”, recordó Sartori.

ElCatador14_6taCata&Tapas_0019

ElCatador14_6taCata&Tapas_0024

ElCatador14_6taCata&Tapas_0037

La tecnología al servicio del paladar. El uso de nitrógeno líquido y técnicas de cocción al vacío respondieron al llamado de El Catador: Lulú presentó un polvo de aceituna frío que se derretía en la lengua, y Pura Tasca expuso un condimentado pulpo sous vide.

Para los gustos, las mesas. Justo Pura Tasca es parte del punto que más nos llamó la atención: así como participan establecimientos tradicionales con propuestas de altísima calidad, como Samurai con sus sushi, el cochinillo de Don Pepe y la paella Mesón Iberia, El Catador diversifica la oferta con la inclusión de cocinas nóveles, como las del antemencionado restaurante de la Zona Colonial, o de Bistro Valentina, una joya en la Sarasota.

El mejor comentario de la noche. Pasando por entre las mesas, escuchamos el mejor comentario de la noche en boca de una joven, impecablemente vestida, que se dirigía a otra.  “Aquí nadie está en figureo, señores, aquí la gente está en comer… y yo me quiero comer hasta la servilleta”.

No se preocupe, amiga: con lo bien que van las cosas, quizá en la próxima edición de Cata & Tapas algún chef servirá servilletas comestibles.

Fotos: Claudia Ortiz